InicioSaludLa primera vacuna contra la esclerosis múltiple y la mononucleosis

La primera vacuna contra la esclerosis múltiple y la mononucleosis

Se trata de una vacuna experimental que por el momento solo se ha probado en animales y que, hasta el año que viene no se probaría en humanos.

Los investigadores de la farmacéutica Sanofi han dado un gran paso creando la primera vacuna contra la mononucleoisis y la esclerosis múltiple. Durante el estudio realizado con esta vacuna experimental , el fármaco ha conseguido inducir una respuesta inmunitaria contra el virus y generar anticuerpos protectores.

Los asombrosos resultados permiten creer en la posibilidad de crear la primera vacuna efectiva en personas para prevenir la infección y enfermedades provocadas por este virus. Hasta el momento no existía vacuna o tratamiento frente a este tipo de infección. El caso es que recientemente se descubrió la relación existente entre el virus de Epstein-Barr y las enfermedades que desarrolla.

El virus de Epstein-Barr ataca a más del 95% de los adultos de todo el mundo. Es el principal causante de una gran cantidad de trastornos y complicaciones de salud. Además de causar mononucleosis, este virus está relacionado con cánceres como el linfoma o el cáncer gástrico. En definitiva es el causante de más de 200.000 casos de cáncer anual en todo el mundo.

Este virus posee un genoma y unos sistemas de infección muy complejos. El Epstein-Barr utiliza diferentes estrategias para penetrar en los linfocitos B y en las células epiteliales. Esta complejidad ocasiona un problema a la hora de encontrar objetivos contra los cuales desarrollar los fármacos.

Gracias a los avances médicos, los investigadores franceses han logrado identificar cuatro de los objetivos que utiliza el virus para entrar en las células y replicarse.

Vacuna con nano partículas autoensambladas

La vacuna presentada por los investigadores contiene nanopartículas auto ensambladas. Tras su creación , el tratamiento fue administrada a ratones, hurones y primates no humanos, introduciendo en ellos anticuerpos neutralizantes que impidieron que el virus entrara en las células B y en las células epiteliales.

Además, las transferencias de anticuerpos de los ratones vacunados suprimieron los niveles virales en los ratones expuestos al virus, y ninguno de los roedores desarrolló linfomas ligados al virus.

Fuente: La Vanguardia, El Diario

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img
¡No te lo pierdas!
Relacionadas
- Anuncio -spot_img