InicioInternacionalNetanyahu cerca de volver a la presidencia de Israel un año después

Netanyahu cerca de volver a la presidencia de Israel un año después

El auge de la ultraderecha en Israel propicia una cómoda victoria electoral para el partido conservador Likud en la Knesset  

Tan solo un año después de abandonar la silla del poder, Netanyahu está cerca de volver a la presidencia de Israel. Con un escrutinio del 97% de los votos, el partido conservador Likud logra la victoria en el parlamento israelí, la Knesset, tras conseguir una cómoda mayoría con 65 de los 120 escaños. De esta forma, Netanyahu arrebata el cargo a un Yair Lapid, líder de la coalición centrista, que no ha sido capaz de frenar el auge de la ultraderecha. Esta victoria significa la vuelta al poder del líder político que más ha ostentado el cargo de primer ministro israelí. Esto supondría su tercer tramo: el primero entre 1996 y 1999 y el segundo entre 2009 y 2021.

Son años convulsos para el panorama político israelí. Tras cinco victorias en las urnas de Netanyahu en menos de cuatros, el pueblo de Israel se decanta otra vez por la rama más conservadora. Es el país que más elecciones ha celebrado desde 1996 en todo el mundo. Una media de una cita electoral cada 2,4 años. Con esta victoria, Netanyahu aspira a encabezar la silla presidencial israelí por más de 15 años.

La victoria de Likud se debe mayormente a dos factores fundamentales. El primero, el deterioro de la coalición centrista que supuso la precipitada salida de Naftalí Bennet del cargo presidencial. Bennet y Lapid acordaron un gobierno de rotación por el cuál Bennet serviría en el cargo hasta 2023. Los dos últimos años de mandato de la coalición centrista serían dirigidos por Lapid. Sin embargo, esta coalición se rompió y ha provocado Lapid asumiera en julio la presidencia, antes de lo previsto, hasta que se celebrasen unas nuevas elecciones generales. Ese día llegó este pasado martes.

La segunda clave del éxito de Netanyahu es el auge de la ultraderecha. Las listas del bloque de derechas y pro-Netanyahu conforman 34 de los 65 escaños de este bloque. Los otros 31 pertenecen a su propio partido, el conservador Likud. Entre ellos, se encuentra el conocido líder ultraderechista, y racista de los Sionistas Religiosos, Ben Gvir. Este partido ha sido uno de los grandes beneficiados de estas elecciones, ya que en tan solo un año ha pasado de 6 a 14 diputados en la Knesset. Su líder, Gvir es discípulo de Meir Kahane, un conocido rabino racista cuyo partido político fue ilegalizado y considerado organización terrorista. El partido ultraderechista ortodoxo también aumenta notablemente de 9 a 12 diputados.

Fuente: El País

0/5 (0 Reviews)
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img
¡No te lo pierdas!
¡Ultimas Noticias!
Relacionadas
- Anuncio -spot_img