InicioSaludSeguro dental: qué cubre y qué no

Seguro dental: qué cubre y qué no

La evolución de la salud mental ha provocado que cada día seamos más conscientes de la importancia de cuidar nuestra salud dental.

Lucir una sonrisa bonita no solo es importante para nuestra salud, sino también para mejorar nuestra autoestima. Por ello cada vez más personas deciden contratar un seguro dental que cubra estas necesidades.

¿El motivo? La sanidad pública ofrece unos servicios muy básicos y contratar un seguro privado ofrece dos grandes ventajas: prevención y ahorro.

Sin sorpresas para tu bolsillo

Realmente no sabemos los posibles problemas que puede deparar el paso del tiempo a nuestra boca. Al contratar un seguro tenemos la tranquilidad de que por una tarifa anual obtenemos numerosos tratamientos gratuitos como visitas, revisiones, biopsias, extracciones,etc.

Las tarifas están previamente concertadas, por lo que tienes la garantía de tener un presupuesto cerrado.

¿Qué cubre un seguro dental?

Un seguro dental es muy útil para prevenir y restaurar los padecimientos más comunes. En función de las coberturas de tu seguro dental, habrá ciertos tratamientos que estarán o no incluidos.

Por lo general, los seguros más elementales incluyen los siguientes servicios gratuitos o a precio reducido:

  • Diagnóstico: consulta con un profesional para determinar el estado dental del asegurado.
  • Prevención: Procedimientos necesarios para prevenir enfermedades dentales.
  • Servicios restaurativos básicos: Tratamientos de amalgamas y resinas a consecuencia de lesiones por caries.
  • Procedimientos quirúrgicos menores.
  • Servicios de endodoncias
  • Periodoncia: Atención para el tratamiento de enfermedades de las encías y estructuras óseas.

En muchas ocasiones, existe la posibilidad de contratar un seguro dental familiar. Esta opción te ofrece algún descuento o cobertura gratuita para los más peques de la casa.

Qué no cubren los seguros dentales

  • Tratamientos por malformaciones óseas congénitas
  • Tratamientos para reemplazar la pérdida de la estructura de los dientes por desgaste, abrasión o erosión
  • Tratamientos, intervenciones quirúrgicas o materiales realizados primariamente por motivos estéticos
  • Programas de control preventivo de la placa dento-bacteriana
  • Implantes y servicios relacionados (materiales implantados dentro y sobre el hueso o tejido suave)
  • Servicios de ortodoncia (tratamientos para la corrección de dientes o mandíbulas mal posicionadas)

Fuente: Expansión, El Correo

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img
¡No te lo pierdas!
Relacionadas
- Anuncio -spot_img