InicioDeportesNaufragio europeo del Atlético de Madrid

Naufragio europeo del Atlético de Madrid

El equipo colchonero se queda fuera de todo campeonato europeo en una de las noches más negras de la era Simeone

Nuevo batacazo europeo del Atlético de Madrid. El conjunto rojiblanco luchaba aspiraba a una plaza en Europa League para asegurar su continuidad en una competición UEFA. Tras la trágica noche del pasado miércoles, en la que el Atlético se quedó fuera de la Champions League después de un final de infarto, se reafirma el mal momento de los colchoneros: derrota con el Oporto y eliminados de toda competición continental.

La noche en Do Dragao prometía felicidad y reconciliación con la afición. Pero no fue así. Si algo caracteriza a la afición del Atlético es la pasión que sienten por su equipo y sus colores. Lo demostraron en todo momento, desde la previa del partido hasta el minuto final. Como reza su himno, no pararon de derrochar coraje y corazón, al contrario que hicieron los jugadores sobre el verde. Porque a pesar de saberse fuera de la Champions quisieron volcar todo su apoyo al equipo. Los noventa minutos del partidos la afición colchonera fue una fuerte y unánime voz que no paró de alentar a los suyos, llegando a silenciar a la grada local.

Este equipo no está para viajar por Europa. Porque no se puede hablar de tropiezo cuando de seis partidos solo logras ganar uno y en ninguno de ellos demuestras clara superioridad del rival. Porque de nada valar presumir de intensidad si llevas partidos sin sacarla a relucir. El Atlético se vio sobrepasado en todo momento por la presión. La impotencia de no saber como frenar las embestidas del cuadro luso se convirtió en la tendencia dominante de la zaga colchonera. Una mezcla de carencias tácticas y falta de actitud o carácter se apoderaron del encuentro.

De esta forma, se resolvió el grupo a los cinco minutos de partido. Taremi adelantaba a los portugueses tras una magnifica jugada por banda izquierda, centro y remate a placer. La defensa rojiblanca se hundía al no ser capaz de mantener la marca sobre los delanteros rivales. Tan solo veinte minutos después llegaba la machada definitiva. Cambio de orientación en el juego portugués a la espalda de Nahuel Molina, que estuvo desubicado todo el encuentro, y con un Savic fuera de lugar que no fue capaz de alcanzar la carrera de un veloz Evanilson que botó el balón para que Eustaquio pusiera el 2-0 abajo en el marcador. También remató a placer.

Ya en el segundo tiempo pudo recortar distancias el Atlético. Después de una buena jugada, el colegiado anulaba un gol de Griezmann por falta previa pero inexistente de De Paul. Pero no es excusa. Porque el partido fue un ida y vuelta de claras ocasiones en el que el gran perjudicado era el Atlético. Oblak, una vez más, salvador al evitar ocasiones muy claras del Oporto. El único de los de Simeone que estuvo a la altura.

Tras el partido, la afición mostró su descontento con el bochorno europeo y con la plantilla a través de múltiples cánticos. Saúl, el único de los rojiblancos que se quedó sobre el césped a aguantar el chaparrón de los hinchas. La nave dirigida por Simeone se hunde y aún queda una larga temporada por delante. El domingo les espera el Espanyol.

Fuente: Diario AS

0/5 (0 Reviews)
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img
¡No te lo pierdas!
¡Ultimas Noticias!
Relacionadas
- Anuncio -spot_img